BMW 503

BMW 503 Cabriolet Bertone, uno de los roadster más bellos de la marca

Estamos a punto de llegar a un punto típico de la industria del automóvil, pues en el mes de agosto todo se para por completo, o casi, dejando para septiembre muchas cosas pendientes. Por ejemplo, durante septiembre se llevará a cabo el Salón del Automóvil de Frankfurt, evento donde las marcas alemanas suelen presentar muchas de sus novedades.

Se trata, por así decirlo, del arranque de la temporada, de un nuevo ejercicio que terminará nuevamente en agosto del año siguiente y que como siempre, se acompaña de la celebración de diversos salones, eventos y lanzamientos que siempre nos tienen entretenidos y por supuesto, hasta arriba de trabajo (por suerte).

BMW 503

Por eso nos ha parecido buena idea volver un poco atrás en el tiempo, unos 62 años ‘nada más, para recordar un coche del que existen pocas unidades, pero que representa una de las épocas importantes para BMW. Por entonces, Alemania estaba en plena recuperación tras la Segunda Guerra Mundial, que no sólo dejó el país germano asolado casi al completo, sino a toda Europa.

Hemos elegido para la ocasión el BMW 503 Cabrio Bertone, ya que además, Bonhams subastará una unidad en breve (la que ilustra el texto). Un coche que ació a la sombra de un mito casi inigualable, el Mercedes SL300. Deportivo que sorprendió a todos con una carrocería de aluminio, un motor alimentado por inyección directa y unas prestaciones que le permitieron ganarlo casi todo.

Interior BMW 503  Cabriolet Bertone

El BMW 503 llegó para luchar, precisamente, con el SL300 aunque no tuvo tanto éxito como este y sólo se fabricaron 417 unidades (frente a unas 3.000 del modelo de la estrella). Pero como su rival, el 503 supuso un paso adelante en muchos aspectos que dejaron claro que aquello que llamaron ‘Milagro Económico Alemán’ en realidad no fue un milagro, sino esfuerzo, innovación y saber hacer. No en balde, el BMW 503 fue uno de los pioneros en el empleo de alumino para su construcción, en usar frenos servoasistidos y en colocar el selector del cambio en el suelo y no en la columna de dirección (a partir de 1957).

De su diseño se encargó Albrecht Graf Goertz, un diseñador que aprendió todo lo que se debía aprender del famoso Raymond Loewy (y que también diseñó el primer Nissan Silvia), uno de los diseñadores industriales más conocidos del Siglo XX capaz de influir en muchos aspectos. Fue responsable de cosas como el paquete de cigarrillos de la marca ‘Lucky Strike’. con el que consiguió duplicar sus ventas (y que actualmente lucen casi todos los productos de la tabaquera). También fue culpable del ferrocarril de Pennsylvania o de gran parte de los modelos de Studebaker durante la década de los 30 y 40.

Motor V8 BMW 503

Vamos, que su base era bastante buena; no siempre se tiene un profesor con un currículum semejante. Por eso tampoco es extraño que se considere uno de los BMW más bellos de la década de los 50 aunque nuestro protagonista es obra de Bertone, uno de los carroceros más reputados de Italia y uno de los que mayor personalidad imprime a sus creaciones.

Respecto al BMW 503, se trataba de un roadster de estilo deportivo, elegante y avanzado para la época gracias a un motor V8 de 3,2 litros y 140 CV con el que podía alcanzar los 190 km/h. Puede parecer poco, pero en 1955 no estaba nada mal. Un ejemplo para comparar es el famoso Ferrari 250 GTB lanzado en 1953, cuyo motor V12 de 3.000 centímetros cúbicos desarrollaba 220 CV…

Javi Martín

Fotos del BMW 503 Cabriolet Bertone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>