cargador-bmw-porsche

BMW, con la ayuda de Porsche, ha creado el cargador más rápido del mundo

La industria del automóvil se encuentra, casi, entre la espada y la pared. La Unión Europea ha acordado una reducción de emisiones del 37,5% en el año 2030, unos objetivos que en general, según los expertos y los fabricantes, tendrá un impacto negativo y son poco realistas. Un problema que carga sobre los fabricantes toda la responsabilidad y los gastos, que son muy elevados y conllevará un impacto muy negativo sobre muchos apartados.

Pero BMW quiere adelantarse a estos problemas y a través de un acuerdo de colaboración con Porsche, desarrolla un nuevo supercargador que supone un enorme paso hacia delante para los vehículos de motor eléctrico. Tecnología en la que BMW invierte mucho capital para ofrecer productos como los BMW i3, BMW i8 y toda la gama BMW i Performance (híbridos enchufables).

Cargador rápido BMW

La oferta de coches eléctricos irá en aumento con el paso de los años, parece que será el futuro de la industria, pero todavía sigue arrastrando algunos inconvenientes que no todos los usuarios están dispuestos a asumir. La autonomía puede ser uno de ellos, pero el principal escollo que tienen los vehículos eléctricos es la carga de las baterías, que requiere mucho tiempo e impide que sean una alternativa real para los automóviles convencionales.

Es imposible presentar batalla contra unos coches que en poco más de cinco minutos han repostado y siguen su camino, cuando una carga media en una toma convencional no baja de las dos horas. Para que el tiempo de carga sea más contenido se hace necesario unos cargadores que no todos tienen, ni siquiera todas las ‘electrolineras’. Es cierto que dependiendo del coche y del cargador, es posible tener el 80% de la batería en 30 minutos, pero siguen siendo tres veces más que llenar el depósito de cualquier coche con motor de combustión.

Cargador rápido BMW

Precisamente este es el problema que ambas compañías alemanas han buscado atajar, el de los tiempos de carga. Pero no sólo ellas, sino un consorcio formado, además de por BMW y Porsche, por Siemens y los especialistas en cargas, Allego y Phoenix Contact e-Mobility. El resultado ha sido un supercargador que, todavía en fase de prototipo, se ha abierto al público en Jettingen-Scheppach, en Baviera, el día 12 de diciembre de 2018. Ofrece una potencia de carga de 450 kilovatios, más del triple de la potencia ofrecida por los cargadores de Tesla, la referencia actual en esta tecnología. Y por el momento, su uso es totalmente gratuito.

Este cargador ultrarrápido es capaz de ofrecer 100 kilómetros de autonomía en sólo tres minutos. Estamos ante un avance muy importante en este apartado porque además, según los informes publicados por el consorcio que trabaja en la creación de estos cargadores, los coches que se emplearon para las pruebas pudieron cargar el 80% de la batería en sólo 15 minutos. Si tomamos de nuevo la referencia de los supercargadores de Tesla, vemos que se ha logrado reducir a la mitad el tiempo de carga.

Cargador rápido BMW

No obstante, existe un problema con este cargador, es demasiado potente para los sistemas de los coches actuales. Bloomberg lo comentaba en una publicación:

Hay un inconveniente: el cargador ofrece más potencia de la que pueden asumir los modelos actuales. El BMW i3 limita su consumo de energía a 50 kilovatios, mientras que la batería del iX3 podrá triplicarlo hasta 150 kilovatios cuando llegue en 2020.

Para que los vehículos de prueba resistan la sobrecarga eléctrica, Porsche utiliza un sistema de enfriamiento que mantiene las celdas de la batería a una temperatura constante, y que hace que se enfríen

también los cables de carga. Siemens les proporcionó un suministro de energía con un voltaje eléctrico más alto con el que probar los límites de la descarga de energía.

Sin embargo, este cargador es válido para todos los coches del mercado actual. BMW ha explicado en un comunicado que el sistema adapta la potencia de carga al vehículo conectado y no existen problemas de ningún tipo. Aunque, obviamente, no se tendrá la rapidez que se espera de esta tecnología.

Por ahora, el supercargador está en fase de pruebas, pero significa un paso gigantesco para borrar del mapa el mayor inconveniente de los coches eléctricos. Además, BMW tiene preparada una oleada de automóviles con cero emisiones para los próximos años y este cargador podría ayudar a establecerlos en el mercado.

Javi Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>