BMW M3 e36 Cabrio

BMW M3 e36 cabrio, 25 años de disfrute al volante

El año 2018 ha sido un año de celebraciones. Muchos modelos se han convertido en clásicos, otros han celebrado su medio siglo y muchas marcas se han hecho centenarias. Pero 2019 también será un año de eventos y cumpleaños, como este que nos ocupa y que deja clara la calidad del modelo en cuestión y de su impacto cuando llegó al mercado. Hablamos del BMW M3 e36, concretamente de su versión cabrio, una de las más interesantes en cuanto a sensaciones de conducción y que en 2019 cumple 25 años.

La segunda generación del BMW M3 apareció en el mercado en 1992, con un planteamiento diferente a su antecesor, en ya mítico M3 e30. No era un coche tan ‘de carreras’, era más grande, más potente y también más pesado. Lo más destacable era la ausencia de grandes entradas de aire y del alerón trasero, que para muchos supuso perder personalidad y agresividad, aunque se ganó en estilo, en elegancia y en algo de discreción. Era un coche pensado para usar en vías públicas, pues no nació como un coche de homologación como la primera generación, sino como la variante más deportiva y rápida de la Serie 3 e36.

BMW M3 e36 Cabrio

Entre todas las novedades que se añadían a este nuevo M3, una de ellas se convirtió en su seña de identidad y era el motor de seis cilindros en línea. El e36 fue el primero de la saga en emplear este tipo de propulsor, que en su primera aparición rendía 286 CV para, con el restyling del modelo, alcanzar los 321 CV. Las revistas de la época lo criticaron por haber perdido algo de carisma y por haberse vuelto un coche más cómodo y usable, pero todas, casi por unanimidad, catalogaron al BMW M3 e36 como un vehículo impecable, con un comportamiento espectacular y un eficacia difícilmente igualable. Además, también se aseguraba que su motor era el mejor seis cilindros atmosférico que se podía comprar en aquel momento.

De su diseño se encargó Boyke Boyer, también responsable del BMW Serie 7 e38 (considerado como el Serie 7 más bonito hasta la fecha), que fue capaz de crear un automóvil sumamente equilibrado, elegante, pero también deportivo y atractivo desde cualquier ángulo. Un coche atemporal que en su versión descapotable aumenta su atractivo de forma exponencial. Éste llegó en 1994 y ofrecía una pureza de líneas destacable, con un lateral recto pero levemente inclinado desde el frontal hacia atrás. La capota de lona no rompía su imagen, pero es un automóvil diseñado para conducirse sin la capota puesta dado lo acertado de su estilo.

BMW M3 e36 Cabrio

Al igual que el BMW M3 e36 coupé, el cabrio fue desarrollado por BMW M GmbH. Ocultaba un sistema que se accionaba en caso de vuelco, compuesto por dos barras escondidas bajo los reposacabezas traseros y contó con el propulsor de tres litros y 286 CV (S50B30), así como con el 3,2 litros de 321 CV (S50B32). Éste último bloque estrenó en famoso Doble-VANOS que controla el árbol de levas de escape. El M3 e36 también fue uno de los primeros modelos de BMW en equipar la caja semiautomática ‘SMG I’, fabricada por Getrag y con seis relaciones.

Javi Martín


Fotos del BMW M3 e36 Cabrio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>