Alfa Romeo F1

Alfa Romeo Racing. El regreso a la Fórmula 1

Alfa Romeo, compañía histórica donde las haya, afronta un momento que puede ser determinante para su futuro. Tras una larga temporada un tanto convulsa, se puso manos a la obra para recuperar una imagen y una posición que antaño disfrutó con modelos considerados joyas de la técnica. De hecho, Alfa Romeo, entre sus máximos logros alcanzados a lo largo de sus más de 100 años, puede presumir de haber sido el primer fabricante del mundo en ganar en Fórmula 1. Fue en 1950, cuando se celebró la primera temporada de Fórmula 1 de la historia.

La ‘Anonima Lombarda’ siempre ha estado ligada a la competición, casi como cualquier fabricante que diera sus primeros pasos en los albores del automóvil. La fundación de la compañía tuvo lugar en 1910 y ya en 1911 estaba compitiendo en la Targa Florio. Sin embargo, la primera victoria no llegó hasta 1923, en la misma Targa Florio. A partir de aquí, Alfa Romeo grabó su nombre en la historia del automovilismo. En 1925 fue la primera marca en ganar un Campeonato del Mundo con el P2 monoposto nacido de la privilegiada mente de Vittorio Jano. Un año también recordado por el fallecimiento de Antonio Ascari, padre de mítico Alberto Ascari, en el GP de Francia.

Alfa Romeo Racing

Otro de los puntos históricos de Alfa Romeo en competición fue la creación de la Scuderia Ferrari. Sí, la misma Scuderia Ferrari con la que Michael Schumacher ganó cinco títulos seguidos y con la que compitió Fernando Alonso durante cinco temporadas. Ocurrió en 1929, cuando Enzo Ferrari, que por entonces era piloto de Alfa Romeo, creó su propio equipo de carreras. Sin embargo, se convirtió en el director deportivo de la marca y comenzó a gestionar oficialmente las actividades en competición de Alfa con su equipo de competición en 1933. Por motivos económicos, en Alfa Romeo decidieron darle la dirección de las carreras a Enzo Ferrari, dando lugar al nacimiento de la Scuderia Ferrari Alfa Romeo. Este hecho hace que muchos fanáticos de Alfa, afirmen que ‘un Ferrari no es más que un Alfa Romeo cabreado’.

Por entonces, Alfa Romeo vivía una época realmente espectacular. Ganaba cuatro ediciones consecutivas de las 24 Horas de Le Mans en 1931, 1932, 1933 y 1934. Al mismo tiempo, totalmente en paralelo, se hacía con seis victorias seguidas en la Targa Florio que comenzaron en 1930 y finalizaron en 1935. Y si todo esto no es suficiente, la Mille Miglia fue dominada por los coches de Alfa Romeo entre 1929 y 1938, a excepción de 1931. La ‘Anonima Lombarda Fabbrica Automobili’, controlada por el ingeniero Nicola Romeo desde 1915, era una potencia automovilística mundial que se ha visto relacionada con nombres como el de Tazio Giorgio Nuvolari, apodado ‘il Mantovano Volante’ y considerado el mejor piloto de todos los tiempos.

Alfa Romeo Racing

No obstante, llegaron las flechas de plata alemanas con una técnica sencillamente abrumadora, que no dejaron títere con cabeza. Mientras tanto, Alfa Romeo y Enzo Ferrari finalizaban su escarceo amoroso motivado, en parte, por la llegada del ingeniero español Wifredo Ricart. En aquel momento nacía Alfa Corse, un nombre que hoy día es toda una leyenda del deporte del motor. La Segunda Guerra Mundial estallaba en 1939, pero antes nació uno de los coches más famosos de la historia de las carreras: el Alfa 158. La historia de estos coches fue muy curiosa, ya que fueron escondidos en una fábrica de quesos durante la guerra y al finalizar ésta, salieron de su escondrijo para arrasar en todas las carreras habidas y por haber. De 54 pruebas automovilísticas, el ‘Alfetta’ ganó 47. Sólo a finales de su vida en competición comenzó a perder. Realmente, comenzó a perder en 1951 tras ganar el primer Mundial de Fórmula 1 junto a otro nombre mítico: Giuseppe Farina. Suceso que convierte a Alfa Romeo en el primer fabricante en ganar dos campeonatos del mundo.

El final de Alfa Romeo en Fórmula 1 llegó el 14 de julio de 1951, en Silverstone, cuando el propio Enzo Ferrari, con José Froilán González pilotando, ganara frente al ‘Alfetta’. La firma italiana no volvió a regresar como equipo oficial hasta 1979, aunque antes suministraron un motor boxer de 12 cilindros a Brabham y motorizaron al único Fórmula 1 invicto de la historia, el polémico Brabham BT46 (hablaremos de este modelo en próximas ocasiones). En 1979 se presentaron como equipo oficial con el Alfa Romeo 177 y compitieron con varios monoplazas hasta 1985, cuando se cerró el programa de Fórmula 1 tras infructuosos intentos con pilotos como Mario Andretti, Ricardo Patrese o Andrea Cesaris por nombrar algunos. El mismo año que Alfa Corse había regresado de su pequeño viaje bajo la denominación Autodelta, compañía que había fundado Carlo Chitti (ingeniero que llegaba de Ferrari) y Lodovico, la cual se había quedado con el control de Alfa Corse y que centró sus esfuerzos en turismos y prototipos.

Alfa Romeo Racing

Desde ese momento, Alfa Romeo se centró en otras competiciones como los turismos, ganando el DTM alemán con el espectacular Alfa Romeo 155 V6 Ti o creando el brutal Alfa Romeo 164 ProCar. Igualmente, las aventuras de Alfa Romeo en competición pasaron por el desarrollo del Sport Prototipo Alfa SE 048 SP pensado para resistencia pero que nunca llegó a competir. La última presencia oficial en pista para los coches de la Anonima Lombarda fue con el Alfa 156 en el Mundial de Turismos, que vio su final en el año 2005.

Sin embargo, Alfa Romeo trabaja para recuperar ese pasado donde era una firma especial, casi única y con una personalidad desbordante. Ha puesto en circulación el espectacular Alfa Romeo 4C, los esperanzadores Alfa Romeo Giulia y Stelvio y, con el equipo Sauber de Fórmula 1, regresó a la máxima competición en 2017. Una asociación que abre las puertas de la historia nuevamente para la marca milanesa, pues desde 2019 pasa a denominarse Alfa Romeo Racing. Regresa, oficialmente a la Fórmula 1 (o casi), la marca que ganó el primer mundial de la historia, aunque por el momento, el equipo seguirá siendo el mismo que temporadas pasadas y Alfa Romeo es, básicamente, un patrocinador. Aún y así, la marca italiana da un paso más en su empeño por recuperar aquello que le fue negado durante tantas décadas.

Javi Martín


La historia en Fórmula 1 de Alfa Romeo en fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>