BMW Serie 1

BMW Serie 1. El único compacto de propulsión encuentra su final

Lo primero que debemos hacer es reconocer las cosas y es de recibo darle las enhorabuena a Audi por su acierto total, cuando lanzaron por primera vez Audi A3. En aquel momento, allá por 1996, parecía una locura que una firma premium se adentrara en el segmento de los coches compactos, pero con el paso del tiempo se ha demostrado que efectivamente, era una idea muy buena. No en balde, el segmento de los compactos es el que más ventas acumula en Europa y es, además, uno de los más competitivos.

El éxito de ventas del compacto de los cuatro aros provocó que otras marcas premium quisieran su parte del pastel. Mercedes lo hizo de una forma un tanto particular, con aquella extraña primera generación del Clase A, mientras que BMW se presentó como sólo puede hacerlo la marca de baviera: con propulsión. Es cierto que BMW contaba con el Serie 3 Compact, pero no era un compacto al uso, sino una variante de la Serie 3 (tanto del e36 como del e46) que se situaba a medio camino entre dos segmentos. Así, por tanto, se puso manos a la obra en el desarrollo de un coche específico para enfrentarse al Audi A3, que campaba a sus anchas.

BMW Serie 1

BMW Serie 1

Cuando ya se estaba casi acabando el año 2004, se dio a conocer el resultado de este nuevo desarrollo, el BMW Serie 1. Un modelo que llegó con algo de polémica debido a un diseño un tanto peculiar y a un habitáculo que, a pesar de su calidad, era uno de los más pequeños de la categoría. Su primera aparición fue con una carrocería de cinco puertas y una plataforma de propulsión; desde ese momento, el BMW Serie 1 se convirtió en el único compacto con propulsión, mientras que el resto, incluida Mercedes, recurrían a la tracción. Esto era uno de los motivos por el cual, el habitáculo resultaba pequeño, pues el túnel de transmisión y el diseño del eje trasero robaban espacio.

No obstante, no fue óbice para un éxito inmediato que se vio reforzado por la llegada de la carrocería de tres puertas, un coupé y el descapotable con el restyling del modelo, sufrido en 2007. Además, también llegaba el 130i con el motor de seis cilindros en línea y 306 CV, así como el 125i con 217 CV. BMW imprimía potencia y carácter a un modelo que ya iba sobrado de ello. De hecho, se llevó al extremo con el brutal BMW 1M Coupé de 340 CV. Una versión que sólo se ofreció sobre la carrocería coupé y en muy corta tirada. Un coche que actualmente es casi un modelo de culto para muchos aficionados.

BMW Serie 1

Aquella variante firmada por BMW ///M supuso el canto del cisne para la primera generación del único compacto con propulsión. En el año 2011 la marca presentó una evolución del concepto, que se hacía más grande, más ‘adulta’ y perdía por el camino la carrocería coupé y el descapotable. De todas formas, conviene aclarar que simplemente, esas carrocerías dieron lugar a la Serie 2, como también ocurrió con el BMW Serie 3 sedán y coupé, que fueron separados para dar lugar a la Serie 4. Además, la segunda entrega del BMW Serie 1 era casi por entero nuevo, sin compartir ni tan siquiera el volante con la anterior y la ganancia fue notoria en cada uno de los apartados del coche.

Tras diez años en el mercado, el BMW Serie 1 acumulaba ya más de dos millones de unidades vendidas, demostrando que la entrada en el segmento de los compactos y además, con un coche de propulsión, fue un auténtico éxito. Sin embargo, el único compacto que recibe la potencia de sus motores a las ruedas traseras no tendrá renovación. La marca ha presentado el BMW M140i Finale Edition, de la que tan sólo ha publicado unas simples imágenes exteriores. Una versión con la que se pone punto y final a esta historia, para dar paso a una Serie 1 con tracción delantera perdiendo así su mayor característica.

bmw-m140i-finale-edition

Incluso sabemos algunas cosas de esta próxima generación de tracción delantera, como que usará la plataforma FAAR (la misma del MINI Countryman, el BMW X1 y X2…), que además de perder la propulsión permitirá aumentar la versatilidad del modelo, ampliar su habitáculo y aligerar el peso total del conjunto. Los motores dejarán de ser longitudinales y se colocarán de forma transversal, que a su vez ahondará en una reducción de costes y, por si fuera, permitirá la llegada de una versión híbrida enchufable.

Dicha variante híbrida compartirá muchas cosas con el MINI Cooper S E Countryman y ya se rumorea con una potencia de 228 CV gracias al bloque 1.5 turbo de tres cilindros y al motor eléctrico de 88 CV.

Si tienes pensado comprar un BMW Serie 1, aprovecha ahora, pues las primeras generaciones se convertirán sin lugar a dudas en un objeto de deseo, un auténtico coche de colección.

Javi Martín


Fotos del BMW Serie 1


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>