BMW M2

BMW M2 Competition Heritage Edition: homenaje al BMW 2002 Turbo

Todos los modelos de BMW con la famosa ///M, se convierten rápidamente en coches de culto y objetos de deseo. Son un compendio de toda la experiencia de la marca en competición y una representación en su máxima expresión de uno de los pilares de BMW: un coche que no ofrece sensaciones al conducirlo, no tiene sentido en la marca. Por eso, modelos como el BMW M2 acaparan toda la atención de los medios y de los aficionados, aunque sea el BMW ///M más ‘pequeño’ de toda la gama.

El caso es que esa ‘pequeñez’ es la que otorga ese alo especial al BMW M2. Para muchos es la creación más equilibrada de BMW M GmbH hasta el momento, por encima de los BMW M4. Esto se debe a una buena relación entre el tamaño general del conjunto, el peso y la potencia ofrecida por su motor turbo. En su primera aparición, el BMW M2 rendía 370 CV, pero hace poco apareció el M2 Competition, que llega con el motor del M4 pero con la potencia rebajada hasta los 410 CV. Con esta puesta en escena, el M2 ‘normal’ abandonó el mercado y dejó al competition en solitario.

BMW M2

Todo aquel que ha podido ponerse a los mandos habla maravillas de este automóvil. Es rápido, eficaz y especialmente emocionante de conducir, el mejor representante del espíritu del BMW M3 e30, el precursor de la saga. No obstante, antes del M3 e30 hubo otro modelo con alma de circuito que dejó su impronta en las calles y también en las pistas: el BMW 2002 Turbo. El primer automóvil con motor sobrealimentado de producción europeo presentado en el Salón de Frankfurt de 1973.

Actualmente, el BMW 2002 Turbo es un coche cuya cotización aumenta cada día. El motivo es bien sencillo, aunque comenzó como comienzan todas las historias de grandes máquinas: una idea de algunos ingenieros que tras ‘probar’ sus posibilidades, se lo proponen a la directiva. Así nació el BMW 2002 y posteriormente, con el objetivo de ir un poco más allá y seguir con el enorme éxito en competición del 2002, se le añadió un turbo y se creó toda una puesta a punto y una estética acorde a las prestaciones que ofrecían sus 170 CV en 1973.

BMW M"

Han pasado 45 años desde entonces y la marca rinde un especial homenaje sobre la base de uno de sus sucesores, el mismo BMW M2 Competition que tan buenas críticas está logrando. Se llama BMW M2 Competition Heritage Edition y luce muchas señas de identidad del pequeño Turbo de los años 70. Por ejemplo, la carrocería es de color blanco, como la gran mayoría de los BMW 2002 Turbo y se decora con sutiles vinilos con los colores de ///M Motorsport, como también tenía el 2002 Turbo. Se añaden componentes de BMW M Performance como la calandra en color negro, el difusor trasero, el spoiler sobre la tapa del maletero o la cubierta de los terminales de escape fabricados con fibra de carbono.

En el habitáculo también hay algunos cambios, mínimos detalles para dejar claro que se trata de una edición especial. Así, las costuras son en contraste con la tapicería, se incluyen aplicaciones realizadas con fibra de carbono y se incluye la imprescindible placa conmemorativa.

BMW M2

No se modifica lo más mínimo el apartado mecánico y dinámico. El bastidor en general es el mismo del BMW M2 Competition y mantiene los 410 CV procedentes del seis cilindros turbo de tres litros. Sólo hay un pequeño problema, más allá de los 7.000 euros de sobrecoste respecto al M2 Competition ‘estandar’; sólo se venderá en Francia y en tirada limitada a 40 unidades.

Javi Martín


Fotos del BMW M2 Competition Heritage Edition

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>