BMW Serie 1

Así es el nuevo BMW Serie 1 de tracción delantera

BMW afronta el futuro optimista, con ganas y con una inversión enorme. Las normativas que están por llegar serán más restrictivas que nunca, con multas espectacularmente elevadas en caso de no cumplirlas, obligando a los fabricantes a poner a trabajar el ingenio de sus especialistas a marchas forzadas. No obstante, las capacidades son muchas y el potencial considerable, tanto para afirmar que se comercializarán cinco vehículos 100% eléctricos en 2021 al mismo tiempo que se ampliará la oferta de modelos electrificados (tanto híbridos como eléctricos puros) hasta el año 2025 en 25 nuevos coches.

Se espera que en 2019 lleguen el MINI eléctrico, el cual ya ha sido visto sin camuflaje en una filtración, acompañado del BMW iX3 en 2020 y los i4 e iNEXT en 2021. Modelos todos ellos electrificados y altamente tecnológicos. Evolución que también afectará a los motores de combustión, la base actual de todos los automóviles y que según el presidente del grupo BMW, Harald Krüger, es totalmente imprescindible. Algo lógico por otra parte, ya que queda mucho para una implementación total de la electricidad en los motores para automóviles.

bmw-serie-1-captura

Con esta tesitura de cara al futuro, la marca realiza una nueva evolución que será especialmente importante y que cambiará rotundamente la imagen de la marca. No es la primera vez que lo hace, pero estamos ante muchas ocasiones que de cara a los fanáticos de la marca, supone la pérdida total de personalidad y de autenticidad. Hablamos de la presentación del nuevo BMW Serie 1, un coche que ha sido centro de atención durante todo su desarrollo por un hecho trascendental: abandona la propulsión y adopta la tracción delantera. Es posible que algo así no te sea de importancia, ya lo dijo uno de los responsables de la creación de este coche: ‘la gran mayoría de los usuarios no saben a qué ruedas llega la potencia y les da igual’, pero se trata de algo que cambia el concepto del vehículo y todo lo concerniente a la conducción, el espacio interior, el diseño exterior e incluso los motores que se pueden montar.

Mucho se ha hablado de ello y mucho se seguirá hablando, pero ahora vamos a centrarnos en todas las novedades que incorpora que no son precisamente pocas…

El diseño, el primer afectado

bmw-serie-1 (2)

Si una cosa diferenciaba al BMW Serie 1 a simple vista del resto de coches, era el diseño. Su largo capó y la cabina retrasada era una clara indicación de sus motores longitudinales y su propulsión (motores colocados ‘a lo largo’ y enviando la potencia a las ruedas traseras). Ahora, el nuevo BMW Serie 1 pierde esa característica para ser más compacto en sus proporciones, aunque no más pequeño. El morro es más corto, una clara señal de sus motores colocados transversalmente (a lo ancho) con una célula de habitabilidad más grande que antes y unas líneas generales más ‘estándar’ y parejas a lo acostumbrado en el segmento.

Dichas formas no están faltas de carácter, con rasgos procedentes de las nuevas creaciones de la marca. Visualmente está muy cerca de su ‘hermano’ el BMW X2, con el que comparte muchas cosas como la plataforma, los motores y la tecnología. Componentes que también se comparten con MINI. Como ya se dijo, la colocación transversal de sus motores impide el uso del ya mítico seis cilindros en línea y todos los propulsores del nuevo Serie 1 serán de cuatro cilindros y turbo. De hecho, el más potente cuando se inicie la comercialización, el BMW M135i xDrive, tendrá un cuatro cilindros turbo con 306 CV.

BMW Serie 1

No obstante, la colocación de motores de forma transversal tiene ventajas, como la posibilidad de hacer más grande el habitáculo sin tener que ampliar las medidas exteriores. De siempre, el BMW Serie 1 ha contado con el interior más pequeño de la categoría. No ha sido un problema para ser un éxito de ventas gracias a la deportividad de todo BMW, pero un extra nunca viene mal. Así, las plazas traseras son más grandes (33 milímetros para las rodillas) y el maletero gana 20 litros, alcanzando los 380 litros totales. Un dato que llama la atención cuando la batalla (distancia entre ejes) se acorta en 20 milímetros. El interior también destaca por la apuesta por la digitalización, que incluye una enorme pantalla táctil y sistemas sumamente interesantes.

Por un lado, y de forma opcional, se puede montar la instrumentación totalmente digital configurable. Una pantalla de gran tamaño colocada donde irían los típicos relojes que informa de todo lo que ocurre sin dejar nada por el camino. Al mismo tiempo y también como opción, se puede convertir el teléfono móvil en la llave del coche gracias a una aplicación especial de BMW y que funciona mediante NFC (Near Field Communications). Uno de los sistemas más innovadores y casi exclusivo en la categoría es el ‘BMW Intelligent Personal Assistant’, un dispositivo que según la marca, es un ‘personaje digital’ con su propia personalidad capaz de aprender y hasta de mantener conversaciones informales. Aprende las preferencias y gustos del conductor para ayudar en diferentes tareas y, por ejemplo, con decir ‘Hola BMW, tengo frío’, ajusta la temperatura según preferencias. Además, el conductor puede otorgarle un nombre y saludar al sistema por dicho nombre.

Motores de cuatro cilindros y tracción total

BMW Serie 1

Que no se puedan usar los famosos seis cilindros de BMW no quiere decir que vaya a quedarse sin prestaciones. Ni mucho menos. Así, la variante más potente por el momento, el BMW M135i xDrive, contará con el cuatro cilindros más potente fabricado por la marca hasta la fecha. Se trata de un 2.0 Turbo que anuncia 306 CV entre 5.000 y 6.250 rpm y un par de 450 Nm entre 1.750 y 4.500 rpm. Acelera de 0 a 100 km7h en 4,8 segundos y el consumo máximo puede llegar a los 7,1 litros (según condiciones de circulación y ruedas). Cigüeñal, pistones, bielas, un nuevo turbo integrado en el colector de escape… un despliegue espectacular para no defraudar a nadie.

La potencia de este motor llega al asfalto a través de las cuatro ruedas, por primera vez en el BMW Serie 1 desde que se inició su comercialización. Adopta el sistema xDrive de funcionamiento inteligente que varía la distribución del par disponible entre los ejes de forma dinámica según datos procedentes de diferentes sensores, así como de la posición del acelerador, de la velocidad o del ángulo de giro del volante. Tiene un diferencial Torsen de nuevo desarrollo, que potencia su carácter deportivo y está integrado en la caja de cambios, que es automática con convertidor de par y ocho relaciones.

Por otro lado, se han realizado modificaciones en los motores para superar las exigentes normativas de emisiones, como la Euro 6d-TEMP. Para ello, los motores diésel incorporan filtro de partículas, catalizador con absorción de NOx y tecnología SCR (reducción catalítica selectiva). El sistema de inyección por raíl común se ha revisado por completo y los turbos son nuevos. El sistema de recirculación de gases está rediseñado.

Lo último en conectividad y muchísima tecnología

BMW Serie 1

Un tema importante actualmente es la conectividad y la tecnología. Los usuarios se centran casi en exclusiva en la dotación de pantallas, sistemas para conectar el móvil y similares. Usuarios que no tendrán ninguna queja del nuevo BMW Serie 1, sobre a la hora de controlarlo todo ya que se cuenta con gestión por voz, por tacto o bien, por gestos. También hay asistente al aparcamiento y aparcamiento automático, head-up display y hasta un sistema que monitoriza el entorno del vehículo con cámaras, radar y sensores de ultrasonidos.

Javi Martín

 


Fotos del nuevo BMW Serie 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>